Ruta

Busqueda

Redes Sociales

SFbBox by caulfield cup

Instalaciones

Quién está conectado

Hay 9 invitados y ningún miembro en línea

Noticias

TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE EN NIÑOS

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 0
Tamaño letra:

TND

En la práctica educativa de los padres con sus hijos, una de las dificultades más frecuentes es
la desobediencia, junto en algunos casos con la provocación.
Los comportamientos negativistas, oposicionantes y desafiantes son el resultado de varios
factores asociados, en los que puede intervenir la propia biología del niño y su entorno
educativo.
Una de las causas más frecuentes de estas conductas es la falta de un método adecuado en el
manejo del niño o del adolescente por parte de sus padres o educadores. Ante una educación
sobreprotectora y en la que no interviene la educación de la capacidad de frustración surgen
niños y adolescentes que no respetan las normas ni la propia autoridad de los padres.
Ahora bien, ¿ podemos concluir que siempre estos trastornos del comportamiento son
consecuencia de una mala educación ?, evidentemente no, existen variables biológicas, desde
dismadurativas hasta lesivas, que condicionan la respuesta educativa de un niño o
adolescente. Estas variables biológicas pueden ser consecuencia de la propia carga genética,
que va regular al desarrollo del cerebro, fundamentalmente del cortex prefrontal, principal área
reguladora del control del impulso y de las funciones ejecutivas.
¿Qué son las funciones ejecutivas? Es un conjunto de habilidades que permiten la anticipación
y el establecimiento de objetivos,la autorregulación de las tareas y la habilidad de llevarlas a
cabo con eficiencia.El cerebro ejecutivo tiene un papel neurológico fundamental, el de “director
de orquesta”.Estos niños y adolescentes con Trastorno Negativista Desafiante tienen un mal
director de orquesta con lo que su “ música comportamental “ es disarmónica.
Hoy en día conocemos que la ausencia de unas adecuadas funciones ejecutivas están
implicadas en el desarrollo de conductas disruptivas. Entre estas destacan la flexibilidad
cognitiva (capacidad para el cambio), la memoria de trabajo, la autorregulación , la habilidad
para resolver problemas gracias a la planificación y la organización y la capacidad para la
inhibición de conductas. La memoria de trabajo, habilidad ejecutiva básica, es la capacidad de
la persona para mantener información en su mente y operar con ella. Estos déficits de
funciones ejecutivas afectan la capacidad del niño para responder de forma adaptativa al
entorno ante las normas del adulto. El niño con dificultades en su memoria de trabajo tiene
dificultades para valorar las consecuencias de sus comportamientos basándose en la
experiencia previa. Por ello mismo no es capaz de anticiparse a las potenciales consecuencias
de sus actos. Estas dificultades cognitivas del niño contribuyen en general a la aparición de
múltiples comportamientos de carácter oposicionista.
Estos niños y adolescentes presentan un temperamento y unas características cognitivas que
facilitan la expresión de comportamientos disruptivos al carecer del autocontrol necesario para
identificar y regular sus comportamientos.
En esta línea de trabajo entra en la escena clínica una categoría diagnóstica recogida en el
“Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, texto Revisado (DSM-IV-TR)” de
la A.P.A. como Trastorno Negativista Desafiante y en la “Décima Revisión de la Clasificación
Internacional de las Enfermedades (CIE-10)” de la O.M.S., como Trastorno Disocial Desafiante
y Oposicionista.

Aspectos Conceptuales
Según los criterios DSM-IV-TR la característica fundamental del Trastorno Negativista
Desafiante es la presencia de un patrón recurrente de comportamiento negativista, desafiante,
desobediente y hostil, dirigido a las figuras de autoridad, que persiste por lo menos durante 6
meses. Asimismo, durante este periodo es frecuente la aparición de cuatro o más de los
siguientes síntomas:
presentar accesos de cólera (pataletas)
discutir con frecuencia con los adultos
desafiar activamente o negarse a cumplir las demandas o normas con los adultos
llevar a cabo actos deliberados que molestan a otras personas
acusar a otros de sus propios errores o problemas de comportamiento
sentirse fácilmente molestado por otros
ser rencoroso o vengativo
Estos comportamientos han de aparecer con mayor frecuencia de lo que correspondería por su
edad y nivel de desarrollo y deben de causar un déficit significativo en el funcionamiento social
y académico. En los casos en los que el trastorno aparezca exclusivamente en el transcurso de
un trastorno psicótico o del estado de ánimo (depresión), o disocial o antisocial de la
personalidad (en un adolescente mayor de 18 años) no se establece el diagnóstico. En
consecuencia, el Trastorno Negativista Desafiante normalmente se diagnostica en la niñez y
casi siempre antes de la adolescencia.
En el DSM-IV-TR el Trastorno Negativista Desafiante forma parte del grupo de los Trastornos
por Déficit de Atención y Comportamiento Perturbador en el que, además y entre otros, se
encuentra el Trastorno Disocial. Por otro lado, en la CIE-10, este trastorno denominado
Trastorno Disocial Desafiante y Oposicionista, se encuentra dentro de lo que se llaman
Trastornos Disociales. En este sistema de clasificación se afirma que el Trastorno Disocial
Desafiante y Oposicionista viene definido por la presencia de un comportamiento
marcadamente desafiante, desobediente y provocador y la ausencia de otros actos disociales o
agresivos más graves que violan la ley y los derechos de los demás.
A nivel clínico se utiliza más la clasificación DSM-IV-TR, que diferencia con mayor exactitud el
Trastorno Negativista Desafiante del Trastorno Disocial, de mayor gravedad.

Comorbilidad (Trastornos asociados)
La comorbilidad dentro del grupo diagnóstico de los Trastornos por déficit de atención y
comportamiento perturbador, es un tema muy estudiado.
El Trastorno de Conducta Negativista Desafiante está muy vinculado al TDAH, últimamente los
estudios más actuales nos indican que aproximadamente la mitad de los niños TDAH
presentan un Trastorno Negativista Desafiante, dicho de forma contraria, el TDAH es común en
niños con Trastorno Negativista Desafiante.
Este grupo comórbido (TND y TDAH) es también el que presenta mayor riesgo de desarrollar
un Trastorno Disocial, sin descartar que el propia TND puede desarrollar por si mismo y a partir
de la propia infancia un TD.
No olvidemos tampoco que los niños o adolescentes con TD casi siempre han presentado un
diagnóstico previo de TND.
Finalmente tengamos presente que un subgrupo de los pacientes con TD presentará en la vida
adulta un Trastorno Antisocial de la Personalidad.

Tratamiento
El planteamiento terapéutico de un niño o adolescente con Trastorno Negativista Desafiante
exige una intervención multimodal, es decir: psicoeducativa (padres y maestros)
psicoterapéutica (orientación cognitivo-conductual) y ocasionalmente psicofarmacológica.

DIFICULTADES EN LECTURA Y ESCRITURA POR EL TDAH

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 0
Tamaño letra:

LECTOESCRITURA

Aproximadamente un 20% de los niños hiperactivos tienen problemas en el lenguaje oral. Su comprensión lectora es deficiente, tienen dificultades en la comprensión de textos largos a pesar de no tener puntuaciones bajas en vocabulario. Por su impulsividad y los problemas de atención suelen omitir palabras e interpretan mal el contenido de la lectura. De esta manera en la comprensión de instrucciones escritas, el niño realiza la tarea en función de la información que ha logrado retener, considerando solo algunas variables en la ejecución de tareas.

La comprensión de un texto implica construir el significado e integrarlo en los conocimientos previos que tenemos.

En los niños con TDAH la dificultad aparece ante tareas de evaluación con altas demandas de autorregulación o que tratan de analizar la representación de un texto. Suelen presentar una comprensión pobre en oraciones de notable complejidad sintáctica; captan un número menor de ideas, no se ajustan a la estructura interna del texto y su organización de la información es pobre.

Podemos clasificar las dificultades en la lectura en dos grandes grupos:

Niños cuyas dificultades se centran en la lectura de palabras y, como consecuencia, muestran dificultad para extraer el significado global del texto (déficit en procesos léxicos).
Niños que pudiendo leer las palabras les cuesta comprender lo que leen (déficit en procesos de alto nivel).
En las áreas que requieren destreza manual, tales como la escritura, tienen problemas de motricidad fina que afecta a la coordinación y a la secuencia motora en el trazado de las letras, la inatención e impulsividad dificultad la regulación de sus movimientos, por lo que no desarrollan la habilidad de realizar movimientos lentos y controlados. Son torpes para ensartar, modelar con plastilina, colorear de forma controlada, abrochar botones pequeños, las cuales son habilidades pre-requisito para el control y manejo del lápiz y la adquisición de la escritura, como consecuencia, su letra es desorganizada, excesivamente grande o pequeña.

Pueden manifestar retraso en la adquisición del código fonológico y del nivel morfológico, especialmente en la comprensión y expresión de los tiempos verbales., bajos resultados en las pruebas que requieren pensamiento analógico lingüístico o resolución de problemas verbales, problemas en el acceso rápido a información lingüística y en la comunicación de información esencial y menos competencia en tareas de procesamiento semántico, de tipo metalingüístico y de conciencia fonológica.

La inatención en preescolares predice futuras dificultades de aprendizaje de la lectura. Existe una significativa relación entre inatención/ hiperactividad en preescolares y menor desarrollo de destrezas relacionadas con aprendizaje de la lectura.

Errores en lectura:

Omisiones: "Mi hermana tiene seis año_"
Adiciones: "Las casa de mis tíos"
Sustituciones: "Me acerqué al perro con cierto tambor"(en lugar de temor)
Dificultades ante grupos consonánticos: tr/bl pr/br
Comprensión lectora deficiente.
Desmotivación ante la lectura y rechazo: por fatiga, fracasos anteriores.
Errores en escritura:

Uniones de letras: "Fui aver" (a ver)
Fragmentaciones: "Des pues"(después)
Adición de letras, sílabas y palabras: "Vol-e-veré"
Omisión de letras, sílabas y palabras: "Semana-s"
Sustitución de letras, sílabas y palabras:"Aguelos"
Caligrafía pobre y desorganizada. Saber a que se debe: rapidez, descuido por impulsividad por despistes?
Mayor número de faltas de ortografía: por dificultad en memorizar las normas ortográficas y dificultad a la hora de automatizarlas.
Las letras suelen ser bastante irregulares, es decir, unas son más grandes que otras.
Ni letras, ni márgenes ni páginas guardan ningún tipo de orden.
Los renglones ascienden u descienden.
Los óvalos suelen ser muy grandes, con respecto a otras vocales.
La escritura es muy irregular, tachones soldaduras, interlineado y márgenes ondulantes.

Claves para educar a tus hijos sin gritar

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 0
Tamaño letra:

fotoeducaragritos

¿Quién no ha gritado alguna vez a sus hijos? Se quiera reconocer o no, los padres y madres saben que alguna vez, o muchas, gritan a sus hijos. Cierto es que la vorágine del día a día, las prisas, los atascos, el estrés de la casa, el trabajo, de llegar a fin de mes..., favorece que podamos estallar con una palabra más alta que la otra cuando un hijo no hace caso a la petición de sus padres. Al final, el estrés de los padres lo pagan los hijos.

Leer más: Claves para educar a tus hijos sin gritar

CONSEJOS PARA ENSEÑAR A TU HIJO A TOLERAR LA FRUSTRACIÓN

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 1
Tamaño letra:

FRUSTRACIÓN

Aprender a tolerar la frustración desde pequeños permite que los niños puedan enfrentarse de forma positiva a las distintas situaciones que se les presentarán en la vida.

La frustración es una vivencia emocional que se presenta cuando un deseo, un proyecto, una ilusión o una necesidad no se llega a satisfacer o a cumplir.

Cuando un deseo o una ilusión no se cumplen, a causa de la frustración, los adultos -y también los niños- experimentan en mayor o menor medida una serie de emociones como el enfado, la tristeza, la angustia, la ansiedad, etc. Al mismo tiempo, se trata de vivencias personales, por lo que cada uno puede enfrentarse y reaccionar ante estos hechos o eventos de manera diferente.

Leer más: CONSEJOS PARA ENSEÑAR A TU HIJO A TOLERAR LA FRUSTRACIÓN

DISFUNCIÓN VISUAL EN EL AUTISMO

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 0
Tamaño letra:

OJO

Caminar de puntillas en la infancia no es algo extraño, de hecho, muchos niños caminan de puntillas cuando están aprendiendo a andar, e incluso pueden seguir haciéndolo durante algún tiempo más, alternando este “ballet” con un andar normal posicionando la planta del pie en el suelo. Con el tiempo, el niño deja de andar de puntillas de forma natural. Sin embargo, en algunos niños con autismo esto no sucede, incluso, este hecho puede convertirse en crónico y no desaparecer de forma natural. Caminar de puntillas es un síntoma, la consecuencia de un problema, pero ¿por qué caminan de puntillas?

Leer más: DISFUNCIÓN VISUAL EN EL AUTISMO

EN QUÉ CONSISTE LA ATENCIÓN A NECESIDADES EDUCATIVAS Y DIFICULTADES ESPECÍFICAS

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Ratio:  / 0
Tamaño letra:

NNEE

Se considera la necesidad inmediata y urgente de hablar de lo que hoy conocemos como necesidades educativas y dificultades específicas. Actualmente, nos encontramos en una sociedad y, más concretamente, ante un sistema educativo en el que la integración debe ser considerada como un objetivo primordial. Pero para conseguir dicha integración necesitamos de profesionales que trabajen en dicha dirección.
Estos profesionales capacitados para trabajar las necesidades educativas y dificultades específicas son los pedagogos, psicopedagogos y demás profesionales especializados en este campo. Tratar de igualar la educación de estos niños con la de aquellos que no presentan estas necesidades especiales, es el objetivo.

Leer más: EN QUÉ CONSISTE LA ATENCIÓN A NECESIDADES EDUCATIVAS Y DIFICULTADES ESPECÍFICAS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En esta página web usamos cookies

Esta página web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios,con el objetivo de facilitar la navegación por nuestra web y cumplir con los criterios de accesibilidad y usabilidad, así como de adecuación a diferentes dispositivos.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños ficheros que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra que no es nuestro caso.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Por nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de www.adeeclinica.com, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

  • http://www.ghostery.com/privacy-statement
  • http://www.ghostery.com/faq
  • http://www.allaboutcookies.org
  • http://www.youronlinechoices.eu
  • http://www.international-chamber.co.uk/our-expertise/digitaleconomy

¿Cómo utiliza esta página web las cookies?

Esta página web tan solo utiliza cookies necesarias para el correcto funcionamiento de la página, así como para evitar spam e intrusos que pueda dañar tanto la estructura de la página web, como la de los equipos que la visitan. No obstante, podrá controlar sus cookies a través de su navegador según las instrucciones que se pueden encontrar al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  • Cookies de Rendimiento
  • Cookies Funcionales (no utilizadas en nuestra página web)
  • Cookies de Marketing (no utilizadas en nuestra página web)

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a esta web a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona este sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que usted navegue por el sitio.
  • Que esta web recompile información sobre cómo utiliza usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias.

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

Las cookies que utiliza este sitio web son todas propias y son las siguientes:

Cookie Funcionalidad  Permanente/Sesión
jpanesliders_module-sliders, jpanesliders_panel-sliders Visibilidad, usabilidad y accesibilidad de la plantilla instalada en el sitio. Su finalidad es permitir únicamente la comunicación entre el servidor y el usuario. De sesión. Caduca cuando se cierra el navegador y se borra del equipo por consiguiente.
e645ae3f0bf94471ad5de8256e5ab8cf Se trata de otra implementación de seguridad de sesión de la propia página web. De sesión, de tal manera que se borra del equipo cuando se cierra la página web.
67fd7583ccf7891e08116ad143fe5066 Cookie que controla la seguridad del usuario, evita y controla posibles infecciones de usuarios maliciosos que intenta inyectar ficheros o código con fines no lícitos. De duración determinada, de tal manera que se borra del equipo cuando cumple el plazo establecido, alrededor de tres meses.
9bc2c0535fae296875f1c85473bf263b Cookie que controla la seguridad del usuario, evita y controla posibles infecciones de usuarios maliciosos que intenta inyectar ficheros o código con fines no lícitos. Es de sesión. Se borra cuando se cierra el navegador.

Cookies Funcionales

El propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de la web. Se podrán rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. Esta web no utiliza estas cookies que sirven para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en este sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de márketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.


Cookies de Marketing

Dichas cookies, que tampoco, recordamos, utiliza esta página web, son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a esta web, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página web para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies en las páginas web que visite siempre y cuando estas precisen de autorización del usuario según el Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 de 11 de julio de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico que fue modificada en algunos aspectos por el Real Decreto-Ley 13/2012, de 30 de marzo, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

He aquí algunas instrucciones sobre cómo llevar a cabo dicho proceso:

  • Chrome, desde http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&answer=95647
  • Explorer, desde http://windows.microsoft.com/es-es/windows7/how-to-manage-cookies-in-internet-explorer-9
  • Firefox, desde http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los-sitios-we
  • Safari, desde http://support.apple.com/kb/ph5042

Tan sólo leeremos o escribiremos cookies propias para los fines arriba descritos y que se encuentran en las cookies exceptuadas por su finalidad por el Grupo de Trabajo del Artículo 29 que ha estudiado el uso de las mismas. No obstante, aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.